Terapia de familia

La familia es un elemento fundamental en nuestras vidas, tanto en el desarrollo en la infancia, como en la vida de adultos. Por ello, que una familia sea funcional es un objetivo muy importante a tratar en casos de problemas familiares. En las relaciones familiares, como puede ocurrir con la pareja o en el trabajo, pueden surgir dificultades y problemas, es ahí donde la terapia familiar es útil y recomendable.

terapia-familiar

¿Cuándo acudir a terapia familiar?

Desde la perspectiva de la psicología se recomienda utilizar la terapia de familia:

  • Cuando la relación que se mantiene entre los diferentes miembros que compone el núcleo familiar, está deteriorada, dañada o alterada, como puede ser problemas de comunicación, faltas de respeto, agresividad, dificultades en la convivencia entre padres/hijos, entre hermanos/hermanastros, baja tolerancia entre los diferentes miembros de la familia. Discrepancias y faltas de consenso con las normas y patrones de educación y disciplina.
  • Cuando existen problemas de agresividad y enfados repetidos de los miembros de la familia al trabajar en la misma empresa o negocio familiar, cuando un miembro de la familia se ha quedado en paro, o sufre problemas laborales o económicos.
  • Cuando hay problemas de convivencia con algún miembro de la familia con problemas psicológicos y/o físicos (como esquizofrenia, trastorno bipolar, dolor crónico, adicciones…)
  • Cuando se necesita apoyar o ayudar a alguno de sus miembros con dificultades personales como puede ser la discapacidad de uno de los miembros, adicciones, separación de la pareja o de los hijos, aparición de una enfermedad física o psicológica, retorno al hogar…
  • Cuando se da la aparición de terceras personas, desamor, rupturas familiares por separación o divorcio. Por ambivalencia de sentimientos de uno o varios miembros de la familia, donde se pasa de admirar y querer a odiar, y viceversa, a cualquier miembro de la familia.
  • Después de una experiencia traumática, como puede ser la muerte de un ser querido, negligencia, maltrato, abusos o violación de uno de los miembros de la familia.
  • Cuando se quiere hacer prevención de problemas en el futuro, como saber como actuar para promover una buena comunicación o unas relaciones saludables con los hijos a cualquier edad, prevenir problemas en la adolescencia, saber llevar situaciones en casos de acogimiento familiar o adopción, cuidado futuro de los mayores de la familia, cuando la familia trabaja en negocios en común.
  • Por último la terapia familiar se usaría cuando se forma o cambia el núcleo familiar, como puede ser parejas que se unen con sus respectivos hijos, el nacimiento de hermanos o hermanastros o el cuidado de personas ancianas.

 

¿Cómo se trabaja la terapia de familia?

En la terapia familiar se realiza en primer lugar una evaluación del problema y de las partes que componen la familia. En segundo lugar se lleva a cabo una intervención psicológica o tratamiento para aquellas dificultades que se estén dando en la familia.

En las primeras sesiones se realiza un análisis y evaluación del problema de forma pormenorizada de todos los conflictos familiares que se puedan estar dando. En la primera sesión es recomendable acudir con toda la familia para que cada uno exponga conjuntamente el punto de vista que muestra, así, se evalúa la dinámica y el funcionamiento establecido en la familia. Se valorará también con cada miembro de la familia, sin la presencia de otros familiares, las expectativas que presentan ante la terapia, la información difícil de comentar delante de los otros miembros o que generan más tensión.

Respecto a la intervención, se darán diferentes técnicas y estrategias psicológicas, para mejorar el funcionamiento familiar, aumentar la comprensión mutua y el apoyo emocional entre sus miembros, se aprenderá a desarrollar estrategias de afrontamiento y habilidades de resolución de problemas ante diferentes situaciones o conflictos.

También se aprenderá a prevenir y poner en funcionamiento las técnicas para evitar la aparición de problemas en el futuro.

La terapia de familia se centra tanto en la familia en su conjunto, como en las necesidades particulares que tiene cada miembro que la compone.