Psicología Infantil

P1030182 800x600

Cuando los padres sienten que las cosas no marchan bien con los hijos es el momento de pedir asesoramiento a un profesional para evaluar el estado de la situación. En la primera consulta, la psicóloga se entrevistará exclusivamente con los padres para que éstos determinen sus preocupaciones y aquellos aspectos de su comportamiento que les han alarmado. De esta forma, los padres tendrán un primer contacto con la psicóloga pudiendo ésto ayudar a responder mejor a las posibles preguntas que el niño pueda hacerles antes de la terapia (por ejemplo: ¿Adónde van?, ¿Para qué van?, ¿Con quién van?, etc.). Lo ideal es que acudan los dos padres a la primera sesión, siempre que esto sea posible. En sesiones posteriores el niño será evaluado y los padres estarán al tanto del trabajo realizado en las sesiones, siempre y cuando el menor no haya alcanzado la mayoría de edad sanitaria. Con la detección precoz del problema podemos detener una situación que puede llegar a ser muy complicada.

La implicación de los padres en el tratamiento de su hijo es esencial para conseguir resultados. Los padres a veces se sienten desorientados y no saben cómo ayudar a su hijo, por lo que el consejo de un profesional objetivo y experto en psicología infantil puede ser esencial para que ellos puedan contribuir a la resolución del problema.

El papel que juegan los maestros en las diferentes etapas evolutivas de los niños es fundamental, por ello a veces requerimos de su participación en el proceso terapéutico. Generalmente, ellos aportan información del niño en su funcionamiento en el aula que nos es muy útil. También, la psicóloga les orienta, da pautas y recursos para trabajar aspectos que el niño necesita. El fin de esta colaboración mutua es que el niño con dificultades ya sea en el aprendizaje o en el desarrollo, pueda ser tratado de forma integral con objetivo de normalizar su comportamiento.

Las demandas que más atendemos están relacionadas con:

Problemas de conducta: Hiperactividad (TDA-H), agresividad, rabietas, manías, seguimiento de normas, celos infantiles, adicción a videojuegos, etc.
Trastornos emocionales: Apatía, inseguridad, depresión infantil, autoestima, inestabilidad, separación de los padres, duelo infantil, etc.
Trastornos de ansiedad: Miedos, fobias, ansiedad generalizada, ansiedad por separación, agresividad, obsesiones, tics, agresividad etc.
Problemas de alimentación: Rechazo de alimentos, vómitos, obesidad infantil, etc.
Trastornos de la eliminación: Enuresis, encopresis, etc.
Problemas relacionales: Timidez, aislamiento-retraimiento, acoso escolar (bulling), falta de habilidades sociales, etc.
Problemas en los estudios: Fracaso escolar, bajo rendimiento académico, técnicas de estudio, dificultades de aprendizaje, superdotación, etc.
Problemas de sueño: Dificultades para la conciliación y despertares nocturnos, pesadillas, insomnio infantil, sonambulismo, terrores nocturnos, etc.
Desarrollo profesional: Orientación profesional, etc.

Centro de Psicología Extremera Sánchez

Solicite una consulta

Teléfono: 976. 24.83.07

3 thoughts on “Psicología Infantil

  1. Paola

    Totalmente de acuerdo el parrafo que dice: “La implicación de los padres en el tratamiento de su hijo es esencial para conseguir resultados”, si los padres no están bien no se puede tener muchos avances en el proceso terapéutico… creo que por un lado es importante llevar al niño a un psicologo infantil experto en el tema, y además que los padres acudan a uno de pareja, para evaluar cómo están, ya que si el niño tiene síntomas negativos, es probable que la pareja tenga algo que ver… nunca está de más consultar.

    Un abrazo,

    Pao

    1. Mar Extremera Post author

      Hola Josefa:

      Podemos ayudarle en el tema que nos comenta, ya que nuestras psicólogas están especializadas en psicología infanto-juvenil. Le escribiremos a su correo.

      Muchas gracias por contactarnos, un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *